Revista Digital Consenso
Número 3 de 2007
 
Breve análisis sobre la historia del espiritismo kardeciano en Cuba
Diasmel Gil Rimada

Note: This is a www.SociedadEspiritistaCubana.com cache of http://www.desdecuba.com/14/articulos/6_01.shtml . A cache is the snapshot taken by Internet Search Engines as they surf the web. The page may have changed since that time. Click here for the current page. Click here to return to the homepage of the Espiritismo Cubano portal.

El espiritismo en la etapa colonial

El espiritismo kardeciano 1 fue introducido en Cuba en la segunda mitad del siglo XIX desde España por inmigrantes de ese país. Una vez en la isla, se identificó como una religión moderna con pretensiones científicas, lo que le permitió ganar adeptos entre la clase media y los sectores intelectuales partidarios del libre pensamiento.

A partir de 1856 comienzan a aparecer los primeros núcleos mediúnicos21 en las ciudades de La Habana, Sagua la Grande, Sancti Spíritus, Manzanillo, Caibarién y Santiago de Cuba. En 1861 entra la literatura kardeciana a la isla. En principio las obras de Kardec llegaron sin traducir.

En Cuba la doctrina kardeciana alcanzó un gran auge antes de la década de 1880. Esto obligó a que la iglesia católica publicara una Instrucción pastoral condenando al espiritismo como una peligrosa práctica supersticiosa del paganismo. La difícil situación política y económica del país favorecía la búsqueda de soluciones ilusorias en la religión. El catolicismo tuvo un fuerte oponente en creencias “liberales” modernas, a los ojos de los cubanos no comprometidos con el régimen colonial. Además, la ausencia de un clero profesional, la sencillez de un ritual que no requiere de complicados objetos para el culto, ni de imágenes, ni de un ceremonial costoso y la posibilidad de cada persona de “comunicarse” con los espíritus directamente a través de intermediarios (médium) explica la facilidad con que se extiende el espiritismo al explotar el deseo del creyente de tener contacto directo con algún fallecido.

La oposición al espiritismo no sólo provenía de los campos católico y oficial. Muchos intelectuales cubanos progresistas, reconociendo el carácter seudocientífico de la propaganda kardeciana, se opusieron abiertamente a la misma. Enrique José Varona, quien dirigía la Sociedad Antropológica de Cuba, planteó en el año 1880: “…los estragos cada vez más patentes del espiritismo entre nosotros, exigen la atención de la sociedad para combatirlos”.

Durante la guerra de los 10 años (1868-1878), al hacerse más evidente la colaboración con el estado español por parte de la iglesia católica, personas con tendencias independentistas identificaron al espiritismo como una doctrina religiosa liberalista, portadora de ideas avanzadas y progresistas.

En el período comprendido entre 1874 y 1890 se fundaron varias publicaciones espiritistas (ver anexo I) en las principales provincias de Cuba –periódicos, revistas y otras– que coadyuvaron a la divulgación del kardecianismo en la isla. Paralelamente, los núcleos mediúnicos que fueron surgiendo a lo largo del país van creando instituciones espiritistas (ver anexo II) que se van diseminando también en otras ciudades y pueblos.

El 8 de septiembre de 1888 se celebró el Primer Congreso Internacional de Espiritistas en Barcelona, España, donde participaron tres cubanos que fueron los señores Elogio Prieto, Tomás de Oña y Juan J. Garay. El primero ocupó una de las secretarias del evento. En 1889, asistieron al Segundo Congreso Espiritista Internacional, celebrado en Paris, participaron nuevamente Tomás de Oña y Juan J. Garay.

El 14 de agosto de 1890 el espiritismo kardeciano asume una mayor organización en Cuba con la fundación de la Federación Espiritista Cubana3, primera institución nacional de este carácter, presidida por Doroteo del Valle, con lo que se logró agrupar a la mayoría de las instituciones espiritistas existentes hasta entonces.

El espiritismo en la etapa republicana

En pleno siglo XX, con la instauración de la República, al auge adquirido por el espiritismo durante el siglo anterior, se sumó un nuevo y considerable estímulo. A finales de la década de 1910 y principios de 1920, la doctrina espiritista en Cuba comienza a recibir directamente las influencias de la Escuela Magnética Espiritual de la Comuna Universal, radicada en Buenos Aires, Argentina, y de otras escuelas y organizaciones espiritas americanas.

Surgieron también en este período nuevas publicaciones nacionales, a la vez que se comenzaron a divulgar otras publicaciones editadas en el exterior (ver anexo III).

En esta etapa, el auge del kardecianismo en Cuba se manifiesta también en el surgimiento, entre 1915 y 1949, de nuevas organizaciones espiritistas kardecianas, fundamentalmente en la capital. (ver anexo IV)

En 1920 Cuba celebra su Primer Congreso Espiritista. Ha de destacarse que a este congreso asistieron 562 delegados, de los cuales 226 representaban 113 centros espiritas del país y 336 a título personal. En este evento se aprobó la fecha del 31 de marzo como día de los espiritistas y se ejecutó por primera vez el Himno Espirita. La letra fue del poeta puertorriqueño Negrón Flores y la música la compuso el maestro cubano Modesto Fraga.

Los espiritistas cubanos no pudieron celebrar otro congreso hasta 1934 por falta de recursos económicos. Tal evento se realizó en la provincia de La Habana, en el cual surgió la idea de una concentración espiritista nacional en Cuba4. En 1935 se dio una serie nunca vista de concentraciones espiritistas a todo lo largo del país. (ver anexo V) En la concentración celebrada en la provincia de Oriente en 1943 se acordó sustituir el nombre de concentraciones por el de congreso, ya que estaban garantizados todos los recursos para seguir celebrando los mismos en la isla. El próximo se realizó en 1944 en la provincia de Matanzas. Entre los varios acuerdos tomados se destacaron el de que las instituciones espiritas organizaran comités contra el suicidio y el de solicitar de los poderes públicos la supresión de la pena de muerte.

Desde 1941 Cuba tuvo varios programas espiritistas de divulgación. (ver anexo VI)

El 30 de marzo de 1942 en la concentración celebrada en Camagüey, las hermanas Luz Cebrian Ferrer y Hortensia Naranjo a nombre de la Asociación Espiritista “Luz Esthela” presentan al plenario una moción proponiendo la creación de un hospital psiquiátrico o sanatorio de dementes con el objeto de reducir a los hermanos obsesados, para someterlos a tratamientos mediunímico5. En el mes de mayo de 1944 dicho centro comienza a funcionar bajo la nominación de “Clínica del Alma”, atendida por calificados médicos espiritas como los doctores Armando Labrada y Rene de Miranda.

En el Congreso celebrado en 1948 en la provincia de Camagüey, el comité gestor de este congreso imprimió tres millones de sellos con los retratos de las hermanas Fox por coincidir con el centenario del espiritismo.

En el Congreso celebrado en la provincia de Camagüey en 1955 se acordó la fundación en la misma ciudad de la primera escuela espiritista de Cuba.

Del 3 al 10 de octubre de 1953, La Habana se convierte en capital del espiritismo en América, al realizarse en ella el Tercer Congreso Espirita Panamericano. Asisten delegados de Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, México, Puerto Rico y Venezuela. Se elige al Dr. Miguel Santiesteban, de Cuba, como presidente de la Confederación Espirita Panamericana (CEPA) por el período 1953 – 1957.

El ayuntamiento de La Habana, reunido el 21 de febrero de 1957, concedió autorización a la Asociación Espiritista “Enrique Carbonell” para la ejecución de un busto en homenaje al codificador del espiritismo, Allan Kardec6, y en ocasión del centenario de El libro de los espíritus. Del 18 al 21 de abril del propio año se realizó en La Habana una exposición de libros por el mencionado centenario. El monumento en bronce quedó inaugurado el 27 de abril de ese año en el parque situado entre las calles Lugareño, Almendares, Bruzón y Luaces del reparto Ensanche de la capital.

Etapa revolucionaria

En el mismo año del triunfo de la revolución, la Confederación Nacional Espiritista7, celebró su congreso número veintidós, en el cual se adoptaron varios acuerdos en apoyo a las leyes revolucionarias dictadas en ese momento, que fueron enviados a todos los centros espiritistas del país. Los más importantes fueron: 5to. Se aprueba por unanimidad la adhesión del espiritismo cubano al proyecto de reforma agraria, por considerar que al repartir las tierras entre los campesinos que las trabajan, se facilitaría la redistribución de la riqueza del país entre las masas populares, elevándose el nivel económico de la población; 6to. Se acuerda que el espiritismo cubano, en la medida de su alcance económico, contribuya con un modesto aporte a incrementar los fondos fomentados por el pueblo de Cuba para realizar los fines de la reforma agraria; 7mo. Se acuerda por unanimidad enviar un mensaje de adhesión al doctor Armando Hart, Ministro de Educación, por su enérgica y bien inspirada actitud de defensa del laicismo en la enseñanza pública y 14vo. Gestionar del gobierno revolucionario que sea declarado de utilidad pública el Instituto “Clínica del Alma” establecido en la ciudad de Camagüey por acuerdo del Congreso Nacional Espirita de Cuba y sostenido por el esfuerzo de los espiritistas de esa región.

En 1960 se celebra en Cuba el V Congreso Espiritista Panamericano. Aquí la delegación cubana expuso al congreso el carácter humanista de la Revolución Cubana y solicitó su apoyo.

En 1963 se disolvió la Confederación Espiritista debido, entre otros factores, a los acuerdos adoptados en el Congreso Nacional extraordinario donde se resuelve llevar a cabo una radical e inmediata transformación de su estructura interna desde la base. De esta forma se orienta que las sociedades confederadas se conviertan en Sociedades de Estudio Psico-Sociales fraternales, funcionando en sus respectivas localidades con sus directivas y reglamentos internos y dedicándose principalmente a profundizar en el conocimiento de la filosofía a través del estudio sistemático de su doctrina y de los fenómenos psíquicos.

El 2 de febrero de 1966 el Ministerio de Salud Pública incorporó la Clínica del Alma a dicho ministerio.

En 1971 el busto de Allan Kardec es retirado por personas ajenas al espiritismo. En 1972 el presidente de la CEPA, el señor Dante Culzoni Soriano, envió una carta al presidente de Cuba, protestando por el retiro de éste.

___________________________________________________
Diasmel Gil Rimadaz
Técnico en arqueología, estudiante de teología e investigador del espiritismo en Cuba. Ha impartido conferencias en eventos tanto nacionales como internacionales sobre el tema. En estos momentos se encuentra elaborando un libro sobre la historia del espiritismo en Cuba.


_____________________________________________

Anexos

Anexo I

Publicaciones espiritistas entre 1874 y 1890

I Periódicos:

Revistas:

Otras publicaciones:



Anexo II

Instituciones espiritistas entre 1873 Y 1888:

Anexo III

Publicaciones nacionales en la etapa republicana:

Periódicos:

Revistas:

Boletines:

Publicaciones extranjeras en la etapa republicana

Periódicos:

Revistas:

Boletines:

Anexo IV

Organizaciones espiritistas kardecianas entre 1915 Y 1949

Anexo V

Concentraciones y congresos espiritistas en Cuba


Anexo VI

Programas radiales a partir de 1941

Anexo VII

Personalidades más relevantes del espiritismo kardeciano en Cuba

____________________________________________
Revista Digital Consenso
http://www.desdecuba.com
consenso@desdecuba.com