El Espiritismo Cruzado

María Argelia Vizcaíno
Notas de la Sociedad Espiritista Cubana

 


 

La Santería y el Espiritismo se han manifestado en los pueblos hispanos caribeños
o unas veces como un medio de resistencia a gobiernos totalitarios
y otras como un medio de adaptación al emigrar de la tierra natal a otro país.
(Rev. Padre Juan J. Sosa, Religiosidad popular y sincretismo religioso, 1983)


 

Siempre ha sido más popular el espiritismo en Cuba que pertenecer de lleno a un culto sincrético afrocubano yoruba o lucumí, incluso se tolera más por la mayoría de la población. La práctica y la creencia sobre los espíritus, aunque se ha manifestado casi secretamente como los otros cultos, nos llegó casi desde el arribo de los descubridores, pero se propagó más rápidamente después de la segunda mitad del siglo XIX.

La doctrina espiritista tradicional que más se practicó en las primeras etapas coloniales es la kardeciana, basada en la teoría de Allan Kardec, conocida además como Espiritismo de bóveda por los vasos de agua que ponen a nombre de cada entidad que supuestamente acompañan a la persona, en el mismo, el creyente asume una postura de concentración y meditación para alcanzar la comunicación con los espíritus.

Surgieron posiblemente al mismo tiempo en las áreas rurales de la provincia oriental los Cordoneros, que después llegaron hasta poblados y ciudades de la región (y a los que ya hemos dedicado una Estampa).

Posteriormente penetró otra variante del espiritismo llamado Espiritismo Moderno o Científico conocido como el de mesa, donde los creyentes se sientan alrededor de una mesa para establecer comunicación con los espíritus. Esta práctica se popularizó primero en Estados Unidos en el siglo XIX iniciándose en Arcadia, New York, donde comenzaron a producir literatura sobre el tema y que exportaron al mundo entero porque era usada en sus ritos. Este tipo de espiritismo es el que insiste que para que la persona prospere tiene que obtener un desarrollo espiritual.

Por último nació el Espiritismo cruzado, que como su nombre lo indica es la manera de mezclar el credo al practicar el espiritismo de todas las teorías conocidas junto a los cultos afrocubanos existentes, especialmente la cultura bantú con el catolicismo impuesto por los colonizadores.

Cada practicante puede combinar las tendencias antes explicadas con un sistema de adivinación que los auxilia para predecir el futuro, así vemos desde los cartománticos que son los más frecuentes, hasta los que usan la cristalomancia nacida entre los ingleses del siglo XVII, que son los que se dedican a vaticinar con bolas de cristal y que probablemente llegaron a La Habana cuando éstos la tomaron (1762). Esta forma en Cuba no fue muy conocida sin embargo, nos cuenta Lydia Cabrera en Otán Iyebiyé que Don Pedro Grau Triana autor del túnel que atraviesa La Habana"poseía la bola de cristal que perteneció a Arthur Conan Doyle, el autor de Sherlock Holmes.

También hubo en Cuba un espiritismo estilo chino, pero todavía es un misterio debido al poco caso que se le prestó a su estudio, lo que sí nos consta es que nuestros afrocubanos lo respetaban mucho, comentándose entre ellos que la brujería china era tan fuerte que sólo la podía quitar otro chino; que usaban para adivinar un espejo muy parecido al de los mayomberos de la cultura bantú. Los emigrantes chinos al amancebarse con las afrocubanas solían sincretizar su panteón al yoruba, así se conoció a un general de la antigüedad en China que llamaban Sanfancón como si fuera el Changó de la Regla Ocha.

Hubo otro estilo de espiritismo o brujería muy temida por los descendientes de África, es la que importaron los nativos de las Islas Canarias, que por ser tan cautelosos muy poco se ha comentado al respecto, sólo pequeñas menciones en trabajos de Lydia Cabrera.

Todas las vertientes espiritistas que se han mezclado en Cuba a los panteones afrocubanos y el catolicismo dieron como resultado un espiritismo llamado Cruzado. Entre estos están incluidos aquellos que se autonombran independientes o por cuenta propia, que dicen incluso estar alejados de los cultos de origen africano. Los mismos por desconocimiento o por falta de una guía que los introduzcan en la materia, probablemente no han logrado una evolución dentro los ritos conocidos, pero bajo su intuición usan un manual para tirar las cartas o cualquier otro método, como decir el horóscopo que tanto cautiva, también aprenden a despojar o santiguar con fines benéficos de sanación. Incluso, se han visto casos de que autonombrándose cristianos, porque supuestamente están tocados de la mano de Jesucristo para sanar y cristianizar en su nombre, crean Templos que se especializan en un tipo de espiritismo evangelizador o cristiano muy distinto a las prácticas y creencias de las religiones cristianas separadas de la Iglesia Católica de Roma, y que muchos confunden por estar ávidos de esperanza, necesitando ayuda, sedientos de compañía y fe.

En la actualidad se han extendido tanto estas creencias que la mayoría de los espiritistas cubanos, aunque no lo sepan, son Cruzados porque se han mezclado con todas las doctrinas que van encontrando y sigue evolucionando y multiplicándose, lo mismo en Cuba que en el exterior.

 

Cuba. Una identità in movimento